Categorias

Relatos Eróticos

Ultimas fotos

Photo
Enviada por alienproject

Photo
Enviada por alienproject

Photo
Enviada por KyoKus


 

Lo que nos pasó en el Omnibus

Relato enviado por : vicioso el 28/06/2004. Lecturas: 9226

etiquetas relato Lo que nos pasó en el Omnibus .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
De como mi compañera del cole se la tocó a un señor en el ómnibus.


Relato
Lo que nos pasó en el ómnibus


Soy Maria Isabel, pero todos me llaman Maribel. Tengo 12 años y estoy en séptimo grado de una escuela primaria en la Capital Federal.


Desde hace poco me empezaron a gustar los varones, pero no me gusta ningún chico en especial. Lo que me atrae es mirarlos cuando se tocan abajo. Seguro que a ellos les debe gustar igual que a nosotras cuando nos tocamos.


Tengo una compañera que es mi amiga y se llama Mary, que también ahora tiene 12. Estudiamos y hacemos los deberes juntas, sea en casa de una o de la otra. Desde que nos conocimos en tercer grado, con ella casi siempre jugamos a todo y también a tocarnos y a excitarnos cuando llegamos a casa de vuelta del cole, y nos gusta mucho. Todas las chicas lo hacen.


Quiero contarles lo que me pasó el año pasado, cuando era más chica, mientras viajaba en el ómnibus con mi amiga. No recuerdo si íbamos a estudiar en mi casa o en la de ella, pero es igual porque tomamos el mismo ómnibus porque nuestras casas están cerca.


Estábamos sentadas en un asiento de los dobles, yo del lado del pasillo y Mary del lado de la ventana. Los demás asientos también estaban ocupados y había algunas personas que viajaban de pie.


Estaban subiendo más pasajeros, cuando un señor que estaba viajando parado más adelante que nosotras cambió de lugar y se puso cerca de nuestro asiento, de modo que se quedó de pie muy cerca de mí.


Cuando estoy cerca de una persona sea varón o mujer, no puedo evitar bajar la vista y mirar hacia sus pantalones, pero creo que lo hago por timidez y no por deseos de ver que descubro. Es casi automático.


Ese día descubrí algo que me turbó mucho. Después de levantar mi vista comprobé que el señor que se había acercado estaba mirando por las ventanas al exterior, y era un hombre maduro y no era feo. Cuando bajé la vista vi que el bulto de la entrepierna del pantalón se le notaba mucho, así que desvié la vista enseguida y traté de distraerme hablando cualquier tontería con Mary.


Pero me sentí con muchas ganas de verlo otra vez para mirarlo mejor, así que después de dirigir la vista un rato hacia el frente bajé la cabeza mientras me acomodaba el pelo de un costado y del otro. Con la cabeza baja y mientras me arreglaba el cabello del costado derecho desvié la vista hacia el hombre, justo a la altura de su entrepierna y me acuerdo que miré con bastante atención su bulto y enseguida me empecé a excitar.


Cuando pasó esto el año pasado yo era chica y como no tengo hermanos no sabía cómo era el sexo de los varones. Pero a principio de este año tenía mucha curiosidad y deseos de saber, hasta que un chico de la escuela que tiene 13 me dio permiso para meter mi mano adentro de su pantalón y pude explorarlo todo, y me gustó que se le pusiera grande y también duro igual que cuando se me pone duro a mi. Es un recuerdo excitante y lo tengo muy presente, así que desde ese día sé cómo es todo lo de los varones.


Esa tarde en el ómnibus, después de desviar la vista por segunda vez, hice como que me sacaba las lagañas de un ojo y después del otro, para volver a mirar por tercera o cuarta vez el bulto del señor, así que miré bien su entrepierna durante un ratito, pero con mi cabeza baja para que no se notase hacia donde se dirigían mis ojos.


El señor tenía todo acomodado en el lado izquierdo del pantalón, la parte de abajo parecía una pelota o un globo medio desinflado y la parte de arriba estaba encima de la pelota para abajo, pero era gruesa y grande. Y lo que me llamó la atención es que todo eso se le veía porque le hacía relieve a través de la tela del pantalón y también se le marcaba la cabezota de la punta. Me produjo mucha excitación.


Giré la cabeza, miré por la ventana y le señalé una vidriera a Mary mientras le dije bajito que mirara al hombre, porque quise compartir eso con mi amiga.


Ella no sabía de qué se trataba, hasta que le expliqué qué era lo que resultaba interesante ver, y la muy torpe se asomó delante de mí y le miró el bulto sin ningún disimulo. Por suerte el señor seguía mirando por la ventana y pareció que nadie se había dado cuenta.


Mary y yo le miramos el bulto al señor varias veces y al ratito vi a Mary que tenía el rostro encendido y pensé que yo también debía estar colorada, y no sabía qué hacer.


Unos minutos después Mary se acercó hacia mí, reclinó su cabeza apoyándola sobre la mía, me pasó en forma cariñosa su brazo izquierdo por detrás de mi cuello y me tomó con su mano mi hombro izquierdo. Al ratito, Mary se apretó aún más cerquita de mí.


La cantidad de pasajeros hizo que enseguida el señor cambiara de lugar, más para atrás, de modo que lo que había mirado ya había quedado fuera de mi vista, pero igual me las ingenié para mirarle su bulto fingiendo examinar la calle a través de las ventanas del lado opuesto del ómnibus, repasando con la vista una y otra vez ese bulto que me gustaba tanto y me excitaba.


Pero yo también estaba confundida, porque aunque yo quiero mucho a Mary y siempre nos excitamos juntas, esta vez ella se había puesto cariñosa conmigo mientras que lo que a mí me turbaba en ese momento era otra cosa, es decir que me estaba gustando una cosa distinta a lo que me podía producir la proximidad de Mary, por que yo estaba obsesionada en mirarle la entrepierna al señor, y de tanto que me gustaba me había mojado y me habían dado dos o tres espasmos.


El ómnibus ya estaba completo y al ratito Mary me susurró al oído que lo estaba tocando. No sabía qué me decía hasta que me explicó bajito, con su cabeza reclinada sobre mí como estaba, que le estaba tocando el bulto al señor con la mano que ella tenía sobre mi hombro izquierdo, porque el señor ya estaba arrimado a nuestro asiento debido a la cantidad de gente.


Mary y yo permanecimos así, y no tardé en darme cuenta que Mary estaba aún más excitada. Yo la conocía bien en eso y su respiración estaba un poco agitada. Es decir que ella había puesto su mano sobre mi hombro pero no por mí, sino para procurar tocarle el bulto al señor.


Esto que sucedía me excitó mas y no sabía qué hacer, porque yo no participaba en lo que estaba pasando y ni siquiera podía mirar al hombre porque él ya estaba muy a mi costado.


Al ratito Mary puso despacio su otra mano bajo del bolso donde llevaba los útiles de la escuela y pude observar que se la estaba metiendo entre sus piernas, ya que debajo del bolso la falda se le veía un poquito arremangada, hacia arriba.


Y así fue que Mary empezó a masturbarse al mismo tiempo que le tocaba el bulto al señor y yo estaba excitada sin participar en nada.


No sabía qué hacer y decidí prestar atención a lo que Mary estaba haciendo con la mano que tenía sobre mi hombro izquierdo. Noté primero que por momentos la cosa del señor que estaba dura me la pasaba y apretaba sobre una parte mi hombro, casi empujándome, y en otros momentos la mano de Mary hacía movimientos muy lentos de vaivén hacia arriba y hacia abajo. Imaginé entonces que Mary se la estaba agarrando una y otra vez al señor mientras con la otra mano se masturbaba. Una de las veces que sentí la cosa del señor que se frotaba sobre mi hombro tuve otro espasmo. Despacito yo también metí mi mano entre mis piernas, debajo de la mochila que llevaba, y empecé a tocarme y a apretarme por arriba de la bombacha que estaba muy mojada. Creo que las dos perdimos algo el control de tanto que nos gustaba todo eso, pero aunque estaba segura que nadie se daba cuenta de lo que estaba pasando; también estaba segura que el señor sí sabía.


Cuando el señor de pronto se fue y se bajó del ómnibus nos aquietamos y al ratito Mary se recompuso y yo también. En seguida me comentó bajito que llegó a agarrársela entera por arriba del pantalón varias veces, y que cuando se la tenía agarrada el señor se movía, y que se la había sostenido fuerte en el momento en que el señor se empezó a moverse también fuerte, y que creía que lo había masturbado. Mary estaba muy enrojecida y me dijo que no podía mas o algo así. Después nos quedamos en silencio.


Faltaba poco para bajar. Ahora recuerdo que íbamos a casa de ella. Entonces nos empezamos a acomodar para levantarnos.


Bajamos del ómnibus en silencio, entramos a su casa, saludamos a la mamá y subí con Mary a su cuarto.


Ella se sentó en la cama y yo en una banqueta, y así permanecimos en silencio como diez minutos, con las cabezas bajas y sin hablar. No sabía en qué estaba pensando Mary, pero lo supuse. Yo recordaba vívidamente las formas del bulto del señor, los tenues movimientos de la mano de Mary en mi hombro, las fricciones de la cosa del señor sobre mí y nuestras disimuladas masturbaciones. Entonces volví a excitarme.


Después que la mamá de Mary nos sirvió la merienda y de tomarla, seguimos en silencio y nos acostamos juntas en su cama así como estábamos, sin cambiarnos de ropa. Seguimos en silencio y ella metió su mano por debajo de la cintura de su pollera y comenzó a masturbarse. La observé un rato y vi que lo hacía con sus ojos casi cerrados, y yo enseguida hice lo mismo y empecé también. Eso duró largo rato. Después yo la masturbé a ella y ella a mí, como lo hacemos siempre en mi cuarto o en el suyo, pero creo que mucho mejor aunque estábamos con las bombachas puestas. No nos besamos como otras veces, pero fue como una locura. Estabamos empapadas.


Desde hace pocos meses cada una de nosotras tiene escondido un vibrador de esos que andan a pila y hacen que una se vuelva loca. A veces los usamos juntas, pero cuando paso esto el año pasado, ni lo conocíamos. ¡Qué lindo hubiera sido que esa vez nos hubiésemos masturbado con esos vibradores! Pero quizá esa tarde, con la locura que teníamos, nos hubiésemos roto lo que todavía mantenemos sano.


Bueno. Me costó mucho escribir esto porque este recuerdo del año pasado me volvió a excitar todo el tiempo mientras lo escribía y también mientras lo corregía para que saliera bien escrito.


Otros relatos eroticos Jovenes

relato verdadero de como conoci a una nena de 12 años y en una noche en que su madre la deja sola, ella se convierte en una mujer, y le queda gustando!
Relato erótico enviado por Pezebre el 01 de November de 2005 a las 06:21:07 - Relato porno leído 265344 veces

la cogida con mi hijastra

Categoria: Jovenes
Hola mi esposa y yo llevamos 5 años de casados y tenemos un hijo de 3 años ella tiene una hija de su antiguo matrimonio, de ella es de quien les voy a hablar ,
Todo comenzó un día que mi esposa tuvo que ir a su trabajo y yo tenia descanso
Relato erótico enviado por Anonymous el 02 de July de 2008 a las 16:37:40 - Relato porno leído 119335 veces

venezolana desvirgada

Categoria: Jovenes
Una venezolana virgen de 17 años, que aparentaba ser una niña tranquila, termina siendo una puta desorejada!
Relato erótico enviado por martita el 06 de July de 2004 a las 16:13:47 - Relato porno leído 117041 veces

me folle una quinceaÑera

Categoria: Jovenes
ESTO SUCEDIO EN MI BARRIO DONDE VIVIA DONDE TENIA UNA VECINA DEL FRENTE
Relato erótico enviado por Anonymous el 18 de September de 2007 a las 09:57:14 - Relato porno leído 92868 veces

follando con mi prima

Categoria: Jovenes
follando con mi prima isa
Relato erótico enviado por Anonymous el 27 de October de 2009 a las 10:37:19 - Relato porno leído 84845 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Lo que nos pasó en el Omnibus'
Si te ha gustado Lo que nos pasó en el Omnibus vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Lo que nos pasó en el Omnibus. vicioso te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Lo que nos pasó en el Omnibus.
Vota el relato el relato "Lo que nos pasó en el Omnibus" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 4
votos: 2

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


Relatos xxxreales con mama incesto 2017www.relatos sodomizo a mi maridomi compañero de trabajo vergon relatos gayrelatos porno fantasias de cambio de cuerpomi amante es doctor y revisó el culo mi esposo relatosrelatos eróticos gay violados por campesinos suciosmi cunada y yo jugamos juegos de naipes de xxx i terminamos cogiendo relatosmi vecinita de enfrente pendejita relatos eroticoscache:BnAU_DxZeaUJ:eqdo.ru/relatos-eroticos/infidelidades/90 mi esposa me fue infiel2 relatos eroticosRelatos xxx me gusta que me manoséen en el transporterelatos er¨®ticos ah ah siii m¨¢s r¨¢pido Relatos ahijadas espiando cogerrelatos de sexo cogiendo el culo de mónica relatos eswinjer le ronpieron la cola ami esposame cogieron tan duro que me vine muchas veces relato de una infielEL DIARIO DE PEDRITO TAPIA CAPITULO 10me desvirgo mi perro dalmatarelatos porno un buen polvo y preñadamax le rompe el culo a martita con fotos relatos pornosrelatos eroticos ahh si bebe soy tu puta siifotos de hombres guapos gays con pene grande y grueso y venososexo anal a cu0Š9ada con verga gigante relatosrelatos anal vergas insoportables 35cmporno relatos. a mi esposa chantajean por andarMis primitas ven cuando me sale semen de mi pito xxx relatos pornoa mi marido lo converti en maricame cojio un hombre con pene peque0Š9orelato madre e hijas nacidas para putearrelatos eroticos gratis mi mama era toda una ama de casa pero le justaba usar tanjitasculear adorable de conchita serradarelato porno me desnude para dos ancianoscoji chancha relatoculiandouy ricover relato de padrino chupando la concha a su inocente ahijada d once añosXxx enseñe la polla a mí tia sofirelatos calientes un trio sexual para mi esposa drogadaRelato el dia que me desvirgaron mi chocho que satisfechome preno un pijudosexo con abuelas metiendole toda la manoxxxrelatos contratorelatos gay mi cu0Š9ado me lo metio durmiendo sexo gayrelatos morbosos marcelita relatos eroticos mi esposo con sedanteRelato cojiendo amiga gordita y feitarelato su culito lindo me lo dio de borracharelatos eroticos mi esposa en mayones ajustadossoy masoquista y el perro cornudo sumiso y maricon de mi mujerrelatos eroticos de pastores religiosos y mujeres urgidas de sexofollando kn mi ku0Š9ada y mi ermanasola en casa metiendome un plátano por la vaginatrio con su tia y prima culonas lactando relatoshttps://worldbookmark.info cabalgando a papitorelatos eroticos de chiquillos chantajesRelato eróticos vários de íncesto sobo ámi Hermana y me lá folleelatos de coñoz meando.comrelatos eroticos de don ramon y la mujer sumisa casada parte 2relato erotico lactancia de miRelatos: sobrino besame el culo.relatos eroticos la conserje gordibuenadesvigran a alumnas en la bibliotecarelatos eroticos durmiendo en la misma cama con mujer recatadarelatos eroticos pregunto a esposa si quiere cojer con amigo vergudo trio www nvideos.comRelatosdePenesnegrosempezó a enterrar la polla en su culito. Estaba muy estrecho,preñar eliterelatoSuegro abusa a su cuñadita cholita porno xxxrelatos mi tia mariacita beme xxxrelatos porno chantajea ami tia y la embaracela verga del jefe de mi esposo por Elisa relató pornoRelato porno doctor castiga a pacientes con nalgadasrelatos de colegialas que vieron como las espian y se pajean5relatos insesto sexo anal con mí sobrinarelatos dilatacion extrema xxxdeje de masturbarme con una zanahoria y lo ise con el perro de mi tia relatosporno bestido a justado y su tangaencularon salvajemente a mi esposa contra su voluntad delante mioxxxmi vesina y su hija por la colasexo entre hombre con pene grande y señorita en lugares publicos-relatos eroticosrelatos mi tia mariaMELANIE, LA PUTITA DE LA FAMILIArelato poniendole un supositorio a mi suegraabuela pechugona con tetas caídas relato eroticorelatos eroticos suegra obedeceras mis ordeneshistorias eróticas porno mi mujer mis amigos en la piscinarelatos porno gay me dio verga el cholorelatos gays con hassan el moritoEmpiname relatosRelato me culie a mi suegro y me iso gemir y gritar me iva a partir la cóncha